Cinco claves para conseguir disciplina

La disciplina se considera un rasgo de personalidad que puede predecir el éxito de las personas. Es por esto que nos gusta tenerla o desarrollarla porque, aunque no es lo único necesario para obtener resultados, sí resulta determinante en la gran mayoría de los casos. Puede marcar la diferencia entre seguir llevando una vida cómoda, manteniéndote en tu zona de confort, o conseguir tus objetivos marcados y continuar creciendo personalmente, sacar lo más bueno de ti y acercarte día a día tu mejor versión.

Aunque reconozco que cultivar la disciplina no es fácil (como todo lo que requieren los proyectos a medio o largo plazo), las siguientes claves lo harán accesible y alcanzable. Para empezar solo requiere compromiso contigo misma. ¿Te animas?

Estas cinco claves serán cruciales a la hora de conseguir mantener la disciplina:

Busca actividades que sean interesantes para ti.

Un error muy común es intentar construir disciplina con algo que no te gusta. Esto puede hacer que tires la toalla a la primera de cambio.

Explora cosas afines a tus intereses personales

Empieza a explorar cosas que sean afines a tus intereses personales, independientemente de lo que te aconsejan los demás o del dinero que puedes llegar a ganar (esto último en el caso de que ganar dinero no sea un verdadero interés personal).

Haz lo que se adapte a tus habilidades actuales.

Si nunca has hecho ejercicio, o llevas mucho tiempo sin practicarlo y quieres retomar, comienza con una actividad que te resulte fácil y asequible a tu condición física actual, comienza poco a poco para que tu cuerpo se acostumbre y las agujetas no te paralicen al día siguiente. Diseña las actividades conforme a tu nivel actual, de manera progresiva.

Diseña tus actividades conforme a tu nivel actual

Si en este tema te encuentras perdida, puedes pedir ayuda a los profesionales de la materia (contacta conmigo: Raquel@elpoderdequerer.com).

Márcate objetivos pequeños para llegar a algo más grande.

Evita cometer el gran error de hacerlo todo de golpe y en pocos días porque te sientas muy motivada. Puede que mantengas el ritmo durante un tiempo, pero no va a ser fácil prolongarlo.

Ve día a día dedicando un poco de tiempo cada vez. Planifica

Piensa que si tuvieras que comerte un elefante lo más fácil sería hacerlo a filetes tomando uno cada día, y cada uno de los filetes bocado a bocado. De otra forma podrías empacharte o atragantarte.

Sé realista con el tiempo que necesitas invertir en tu proyecto.

Todo requiere su tiempo. Para conseguir un cuerpo atlético es necesario trabajar día a día durante un largo período de tiempo. Querer acelerar el proceso puede generar fatiga, frustración y falta de motivación.

Sé consciente de que el camino va a ser largo

Ser consciente de que el camino va a ser largo te ayudará a organizarte mejor, tener más paciencia y cultivar la disciplina de una más sencilla.

Ten claras las expectativas que te planteas ante el proceso en sí.

No todo es camino de rosas, y aunque estés muy motivada al comienzo, ten presente que cada día pueden aparecer contratiempos y adversidades como sentirte cansada o no te apetecerte ponerte a ello. Que sepas que esto es lo normal.

Cada día pueden aparecer contratiempos. Que sepas que esto es lo normal

Cuando ocurra te propongo que realices otras actividades enfocadas a tu proyecto que te resulten más fáciles. También puedes dedicarle ese día algo menos de tiempo e invertir algo más cuando estés con baterías a tope.

 

Insisto en recordarte que lo más importante es el compromiso contigo misma. ¿Te animas?

¿Te cuesta mantener la disciplina? Contacta conmigo

Raquel@elpoderdequerer.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *