Hábitos saludables también en vacaciones

Se acerca la temporada de vacaciones y con ella los tan deseados momentos de relax y tiempo libre para disfrutar de aquello que tanto deseamos durante todo el año.

En muchas ocasiones asociamos estos momentos a abandonar el control y dejarnos llevar por cualquier oportunidad de disfrute y placer inmediato que se nos plante por delante. Y esto de manera consciente es para mí uno de los mejores planes. También nos planteamos empezar rutinas saludables por el hecho de tener más tiempo para dedicarnos.

  Estar de vacaciones no es incompatible con mantener hábitos saludables

Estar de vacaciones no es incompatible con mantener los hábitos saludables de nuestro día a día del resto del año. Y es que a veces a la vuelta de nuestro viaje o estancia fuera de casa el souvenir que nos traemos es 2 o 3 kilitos de más. Esto puede provocar que retomemos nuestra rutina con el estrés añadido de “tengo que perder esos kilos”, tirando por tierra gran parte de las bondades que nos habían aportado la desconexión y el descanso de nuestros días de vacaciones.

Un “souvenir” bastante habitual tras el período vacacional son 2 o 3 kilitos de más

Para evitar esta situación, por cierto más habitual de lo que parece, y conseguir mantener la calma podemos en primer lugar organizar nuestras vacaciones dándole cabida a los hábitos saludables que mantenemos el resto del año y a la posibilidad de comenzar con cualquier otro que queramos incluir en nuestra vida.

La calma y tranquilidad de ir sin prisas en vacaciones son condiciones óptimas para dedicarle atención al importante momento de comer

Además de invitaros a probar actividades deportivas nuevas, caminatas, rutas en bici o kayak por lugares inexplorados (o explorados, disfrutando del hecho de pedalear, caminar o remar), quiero compartir con vosotras unas cuantas rutinas de alimentación consciente que podéis poner en práctica cuando estéis fuera de casa (si ya lo hacéis ¡enhorabuena!), aprovechando el tiempo de descanso y relax para dedicarle atención al importante momento de comer:

Empieza por dejar a un lado la autocrítica. Abandona tu juicio. Come lo que quieras, pero hazlo  de manera consciente y saboreando cada bocado. Come despacio y escucha a tu cuerpo. Para de comer cuando te avise de que ya no necesita más.

-Suelen ser habituales las reuniones con amigos para comer o cenar. Aprovecha ahora que tienes tiempo para plantear una actividad física previa a la comida. Esto hará que no asociemos las reuniones sociales únicamente al momento de comer.

 Elige siempre un plato que te apetezca de verdad y disfrútalo sin juicios ni remordimientos

-Si vas a un restaurante, elige uno que ofrezca una amplia selección de platos sanos. Lee detenidamente la carta y pide lo que de verdad te apetezca, sin juicios ni remordimientos. Cómetelo siguiendo la pauta de hacerlo despacio y saboreando bocado a bocado. Escucha a tu cuerpo (recuerda que irás con él toda tu vida). Presta atención a cuando te avise de que está llena y para de comer en ese momento. Recuerda que, afortunadamente, la comida no se va a acabar, siempre habrá platos alternativos y diferentes a los que podrás dar la oportunidad en otro momento. No comas si tu cuerpo no lo necesita.

-Si es un local tipo buffet, sirve  en tu plato de todo lo que te apetezca en pequeñas cantidades y una sola vez, todo lo que quieras probar y solo lo que te quepa en un plato. Elige un sitio tranquilo para sentarte, a poder ser de espaldas a la cadena de comidas. Es una forma de evitar la tentación de repetir.

En restaurantes tipo “buffet” utiliza un solo plato para servirte una sola vez todas las preparaciones que te apetezca probar, en pequeñas cantidades

-Si vais a pedir platos para compartir, elije uno que de verdad te apetezca (no vale eso de a mí me da igual), insisto, sin remordimientos, ni juicio ni culpa. Esto evitará que te quedes con las ganas de lo que querrías haber probado. Por cierto, compartir el postre es una buenísima opción para probar ese “coulant” cubierto y relleno de chocolate o la tarta tan sugerente que has visto en la carta sin caer en la tentación de meterte para el cuerpo una cantidad ingente de azúcares que no necesitas. Escucha las señales de tu cuerpo.

         Compartir el postre es una buena opción para no caer en la tentación de meterte al cuerpo una cantidad ingente de azúcares que no necesitas

El pan, como los aperitivos, es un alimento que se suele comer de manera inconsciente. Si lo pides, presta mucha atención a la cantidad. Parte un trozo que consideres que te quieres comer y degústalo en trozos pequeños.

El pan es un alimento que se suele comer de manera inconsciente

Cuando hayas terminado de comer, pide al camarero que retire el plato o, si es “self service”, hazlo tú misma cuando hayas sentido que ya estás llena. Esto evitará que tengas la tentación de volver a llenarlo con comida que tu cuerpo ya no necesita.

Disfruta lo que comes, saboréalo bocado a bocado y para de comer cuando sientas que estás llena

Mantener hábitos saludables es posible en vacaciones. Solo requiere prestarles la atención que se merecen. Muévete y come consciente.

¿Quieres saber más sobre actividad física y alimentación consciente? Contacta conmigo: Raquel@elpoderdequerer.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *